La figura de Smilja, la princesa Adlib

El nombre Adlib encierra todo el significado de la moda de Ibiza, de un estilo de vida y de la idiosincrasia de una isla que se unieron, gracias, al espíritu y a la figura de Smilja Mihailovitch. Una persona que, pese a no ser ibicenca, vivió coronada como la “Princesa” de las Pitiusas, desde que descubrió su estilo de vida y moda, junto a una serie de personalidades de la época. Juntos crearon el término ‘MODA ADLIB’, un concepto que 45 años después sigue de actualidad y que, año tras año, permite atraer a miles de turistas a la isla y confeccionar un desfile de moda basado en la idea: “viste como quieras pero con gusto”.

Smilja Mihailovitch,quien estuviera relacionada con la realeza de Yugoslavia, nació y vivió en la antigua Yugoslavia hasta que el reino cayó en manos de los nazis en 1945. En ese momento Smilja tuvo que emigrar de su país, al igual que miles de personas de toda Europa, para poder sobrevivir al yugo de Hitler. En ese instante la “princesa” vivió un periplo por toda Europa, pasando por París o Londres, hasta que recaló en España en la década de los 60. En Madrid, Smilja hizo una gran amistad con personalidades de las altas esferas de la época como por ejemplo el político Miguel García Sáez, quien estaba casado con la princesa Inmaculada de Borbón Dos Sicilias Lubaminski, Carmen Figueroa o Pilar Franco. Una serie de protagonistas que, posteriormente, le ayudarían a impulsar socialmente la moda Adlib.

Alrededor de 1966 Smilja Mihailovitch llegó a Ibiza en un momento en el que la isla vivía el boom del turismo y la invasión de los hippies. En esa misma época la “princesa” entró en contacto con el estilo de vida pitiuso, la gastronomía y, por supuesto, con la indumentaria que le causó tal impacto que se decidió a defenderla a capa y espada. Un estilo de moda que se basaba en la lencería de las payesas y que los hippies supieron adaptar a su idiosincrasia y estilo de vida. Smilja vio, detrás de esta nueva moda, una manera de potenciar a la isla económica y turísticamente.

Bajo el lema “viste como quieras pero con estilo”, Smilja Mihailovitch supo captar con la moda Adlib el carácter especial de las islas, la comprensión y la humanidad existente entre los payeses y turistas y, cómo no, la peculiar forma de ataviarse de los isleños influenciados por sus visitantes.

Smilja pensó que algo patente en la calle no podía perderse ni pasar inadvertido. Por ello, solicitó a las autoridades competentes del momento, al Ministerio de Información y Turismo, los permisos necesarios para crear la primera edición de la Semana de la Moda Adlib. Por este motivo, Smilja está considerada como la promotora de la moda Adlib, gracias a su férreo carácter que permitió que, durante 23 años, este tipo de moda fuese fiel a sus raíces aunque adaptándose al momento de cada época.

Durante sus últimos años de vida, además de regentar la Pasarela Adlib, frecuentó numerosos eventos sociales en la península que la convirtieron también en asidua de las revistas del papel couché. Además firmó durante años en el Diario de Ibiza una sección de opinión desde la que se hacía llamar ‘Princesa Smilja’, sobrenombre con el que el mundo la recuerda.

La creadora y promotora de la moda ibicenca, Smilja Mihailovitch fallecía un 2 de noviembre de 1994 en su casa de Ibiza, desde donde se entregó durante más de dos décadas a la promoción de la moda Adlib y al lanzamiento turístico de la isla balear.

Hay voces que compartían aquella aventura y que siguen apostando por esta pasarela como Luis Ferrer, que afirma que es ahora cuando entiende muchas cosas de su carácter y de su forma de ser “sin las cuáles no podría haberse mantenido este consolidado evento”.